jueves, noviembre 21, 2019
CAMPAÑA LEÓN
Contrapunto news

RECICLANDO AL HEAVY METAL/ por: Gerardo Mares

Paco Picón 12/09/2012 Punto In Comentarios desactivados en RECICLANDO AL HEAVY METAL/ por: Gerardo Mares

Reciclando al heavy metal…

Por Gerardo Mares Rodríguez Ando medio deprimido. Será por la mofa y ultraje que la película Rock of Ages realiza contra el género musical de mi predilección. Está bien que el Heavy Metal o su derivado ochentero conocido como Glam Rock nunca iban a ganar alguno de los premios que otorga la elitista industria norteamericana de manera anual. Y francamente, a los fanáticos de a deveras, estos bisnes nos tienen sin cuidado. Como es usual, cada expresión o movimiento artístico tiene algo que aportar, así que aquí les asesto un breve listado con rolas algunas muy conocidas, otras no tanto; canciones representativas de una época.

Quiet Riot. Cum on feel the noise. La rasposa voz de Kevin Dubrown hizo una estupenda mezcla en este cover a una canción del grupo inglés Slade. El video anticipó la llegada de esta corriente musical para instalarse en la cotidianeidad gringa en una especie de reelaboración gráfica a El Exorcista. Odiada por Dubrown, lo cierto es que el tremendo éxito del cover eclipsó de fea manera la propuesta sónica de Quiet Riot, cuyo álbum debut Metal Health tiene más substancia de lo que aparenta.

http://www.youtube.com/watch?v=fj8T5eUOg1k

Scorpions. Rock you like a hurracaine. Al híper-dinámico long play Blackout le siguió la que quizá sea la obra maestra de los Scorpions; Love at firt sting. De este trabajo se desprendieron varias canciones memorables como Big City Nights, Bad Boys Running Wild, la balada Still Loving You y la presente rola, uno de los clásicos de todos los tiempos dentro del Heavy. Y del video, para enfatizar los valores de producción (edición, fotografía, escenografía) que poco a poco iban a ganando terreno.

http://www.youtube.com/watch?v=sxdmw4tJJ1Y

Twisted Sister. We’re gonna take it. La cloaca del Glam Rock abierta por varios grupos, tiene en la figura de Dee Snider su representación icónica. Y de alguna manera, su propio verdugo, ya que estos excesos en la vestimenta y maquillaje marcaron el inicio del declive del movimiento californiano. Sin duda, el valor de esta producción audiovisual lo debe a cierto candor e ingenuidad en su narrativa, que terminó por manifestar la presencia del diablo en los hogares middle class. Y pensar que por esta afición musical, varios de mis parientes me condenaron a la pena perpetua en quien sabe cual círculo infernal.

http://www.youtube.com/watch?v=4xmckWVPRaI

Ratt. Round and round. Ya con el chamuco instalado dentro de la comodidad de los hogares, lo mejor es recluirlo en la oscuridad de los áticos. Los productores del video se plagian algo de la estética como ciertos elementos dramáticos de un filme de terror de culto (The Changeling) que no voy a describir en este espacio. Por cierto, es curioso ver como se representa a la clase alta, atemorizada por esta forma de expresión de corte callejero. La rola fue utilizada por Darren Aronofsky en The Westler.

http://www.youtube.com/watch?v=0u8teXR8VE4

Whitesnake. Here I go again. Dirigido por Marty Feldman, el video fue censurado por MTV porque en una fracción de segundo, un pezón de la potable Twany Kitaen prácticamente inapreciable, fue localizado por algunos orates probablemente dedicados a la censura; vagos sin oficio ni beneficio. La rola bien puede ser definida como “autos, moda y rock-and-roll” con una caterva de músicos peinados como meretrices de Rodeo Drive. Eso, si el auto jaguar, el escenario con su equipo de iluminación, más la colaboración de Steve Vai, de luxe. Pero no me malinterpreten, es una excelente actualización de una vieja canción de la primera etapa de David Coverdale, antes de la cirugía plástica y de su paso por el salón de belleza.

http://www.youtube.com/watch?v=WyF8RHM1OCg

Judas Priest. Breakin the law. Quizá el fraseo más conocido en el heavy metal, esta rola sigue siendo como un himno metálico de una juventud sin opciones laborales. El buen Rob Halford fue capaz de llevar la estética sadomasoquista a un ambiente que se supone es dominado por machines calados. El video popularizó la cultura de lo que se conoció como air guitar, que no es otra cosa que una maqueta de guitarra para imitar las poses, tics y manierismos de los más célebres guitarristas del Heavy Metal, algo que hoy día se pirateó la tecnología en el mundo de los videojuegos, con el guitar hero. Para ser franco, ya estoy algo ruco para esas marchadas.

http://www.youtube.com/watch?v=GyxLGSMtqtM

Def Leppard. Bringin on the heartbreak. Elegancia en el fraseo musical, un rock soft con tendencias a la orquestación instrumental; aunque los inicios de Def Leppard fueron más pesados que esta melodía, seleccionada porque en esos castos tiempos, una femme fatale de quien no quiero ni acordarme, tuvo la desfachatez de mandarme al carajo, rompiéndome el corazón. Ya no importa porque ahora Eufemia es una doña adiposa, llena de chamacos mocosos y con un marido medio zope. Y un servidor, además de gallardo, reconocido periodista, crítico de cine y ahora hasta pepenador de cultura rockera; aunque gane muy pocos quintos por ello… El video anticipa las tétricas atmósferas de una película de Wes Craven, La Serpiente y el Arco Iris. Como se puede apreciar, no siempre estos artesanos plagiaban al séptimo arte.

http://www.youtube.com/watch?v=Yhwb2MsUDSE

Van Halen. Hot for teacher. Como ya es sabido, muchas educadoras se han llevado a sus lechos a un buen número de estudiantes en la cruda realidad de nuestros días, así que no es raro que este video medio escandaloso en su tiempo, pinte a los metaleros púberes como canes en celo. Mezcla de Rebelde sin causa con Clase 1984; la enérgica guitarra de Eddie Van Halen guía una desopilante y sicalíptica letra tan del gusto de David Lee Roth. Un clásico para ver una y otra vez gracias a esas maestras White Trash que enseñan los calzones con harta generosidad. Quien sabe porqué, pero la libró contra la censura.

http://www.youtube.com/watch?v=-4GZFbCqx18

AC/DC. Highway to hell. Ésta opus es una de las culpables para que al género se le haya satanizado por cuanta mente ultramontana la haya escuchado. La voz de Bon Scott ya finado, le otorga a la canción una textura difícil de igualar por sus competidores y émulos. El riff, clásico entre los clásicos. La sala de arte Buñuel proyecto el filme Let There Be Rock de la

banda australiana con enorme éxito, un producto atípico y cuya exhibición comercial debió eregirse como un parteaguas. No fue así a causa del amarillismo periodístico provinciano y a los intentos de censura por una escena donde el guitarrista Malcolm Young se quita su pantaloncillo y enseña lo percudido al honorable. ¡Qué delicados!

http://www.youtube.com/watch?v=N_5kv8QeBBc

Motley Crüe. Looks that kill. Objetos de la socarronería de Lars Ülrich, sin embargo en una entrevista concedida para un documental, el baterista de Metallica reconoció el estupendo sonido y la producción a cargo de Bob Rock para el álbum Dr. Feelgood. Este video anterior al disco citado, arrastra la tremenda influencia de la película de George Miller, Mad Max II, la influyente obra de ciencia ficción que tendió una sombra inmensa junto a Blade Runner en los medios audiovisuales de todo el mundo; o de al menos, de los que se podían costear esta clase de escenarios apocalípticos. La pura cara de Mick Mars es para dar miedo.

http://www.youtube.com/watch?v=tXRC5UPWDk4

Like this Article? Share it!

About The Author