lunes, febrero 17, 2020
[pro_ad_display_adzone id=64305]
Contrapunto news

CONTRABANDO Y TRAICIÓN

Gerardo Mares 27/10/2014 Punto In Comentarios desactivados en CONTRABANDO Y TRAICIÓN

Si no fuera por los recientes esfuerzos de realizadores de talento que han rescatado al thriller fronterizo para edificar una especie de caleidoscopio sobre el fenómeno del tráfico de drogas y la virulencia de su actividad delictiva; el género seguiría enterrado en la fosa común de las temáticas olvidadas por la cinematografía local.

En nuestro país, este tipo de películas suele remitirnos a imágenes sobre malandros del tipo Emilio Varela, Camelia la Texana y alcanza a salpicar a la otrora policía federal de caminos. También, a títulos explícitos como “Contrabando y Traición”, “Matanza en Matamoros”, “Operación Mariguana” y otras obras por el estilo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En síntesis, de su origen podemos afirmar que el narco-thriller deriva directamente del chili western gracias a su descripción sobre el ambiente fronterizo de mediados de la década de los ochentas, panorámicas de carreteras en medio del desierto y que narran, desde un acento melodramático, el ascenso y caída de antihéroes emblemáticos de la cultura popular azteca (encarnados por Valentín Trujillo, Mario y Fernando Almada, Jorge Russek, Sergio Goyri, Jorge Luke), y por regla general, abatidos gracias al trasfondo moral de las historias, con el “cuerno de chivo” apuntando a mansalva como señal inequívoca de identidad.

narcofilms3

Alimentado en gran parte por la cultura melódica norteña, más en específico, sobre corridos hoy prohibidos por la censura gubernamental, el registro de este tipo de cine es más amplio de los que el grueso de la población suele suponer. Al fin películas de carácter artesanal y orientadas para el entretenimiento, en 1977 se estrenó “La Dinastía de la Muerte”, producción realizada por Raúl de Anda hijo con guión de Ramón Obón y que toma prestada la premisa de varias canciones escritas sobre la tragedia que azotó a la familia del Fierro.

“La Dinastía de la Muerte” es de esas películas que trascienden el rígido marco temático, a pesar que la propia secuencia de créditos manifieste la limitada imaginación característica del género. En una rara aportación, la música de entrada, de la autoría de Ricardo Carrión, la envuelve en un aura extraña, en parte por su mezcolanza entre el country transnochado y el indudable rockabilly origen del estilo del “otro” de los míticos Carrión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como buen asunto criminal, las figuras de autoridad brillan por su ausencia y en el cuadro pintado por de Anda Hijo, hasta se les otorga una presencia benigna derivado de la censura oficial, que no permitía menciones negativas a sus estamentos; si bien personajes incorruptibles a niveles inverosímiles, bastante ineptos a la hora de imponer el orden. Hasta eso, ello ocasiona que el estado de excepción creado entre una familia influyente (del Fierro) que no duda en tomar la “justicia” entre sus manos y otra dedicada al tráfico de fayuca (Arriaga), abone para una matanza de alusiones casi bíblicas.

En el aspecto formal, el realizador contó con la colaboración de Rafael Villaseñor Kuri y entre ambos se erigen como alumnos aventajados del maestro Sam Peckinpah. El manejo de la cámara lenta adquiere visos cercanos al virtuosismo, influenciado por el trabajo del viejo maestro norteamericano, sobre todo en la espectacular muerte de Daniel del Fierro; a priori, el que parecía ser el muchachón de la película y cuyo deceso deja sin asidero emocional al espectador, transformándose en un relato abiertamente tétrico.

narcofilms7

Rodada en locaciones de Tamaulipas donde ocurrieron los hechos, la película, además de su valor testimonial, pudo recrear un entorno fronterizo con convicción, debatido en sus contradicciones donde impera la ley del revólver y la compra de la justicia o por las buenas o por las malas. Y hasta destaca por el ominoso clima cuya violencia surge desde la cobardía del anonimato y en los lugares más inesperados.

Convertida en un clásico del cine de acción al paso de los años, es una pena que el género eludiera las virtudes y la madurez que mostraba “La Dinastía de la Muerte” y que el grueso de los filmes se conformara con repetir hasta el agotamiento, una fórmula previsible de cabo a rabo, sin prever su recrudecimiento en la sociedad de nuestros días y que ha alcanzado un grado de descomposición indescriptible. Disponible en Youtube en abonos.

La Dinastía de la Muerte/ D: Raúl de Anda Hijo/ G: Ramón Obón/ F en C: Raúl Domínguez/ E: Francisco Chiú/ M: Ricardo Carrión/ Con: Rodolfo de Anda, Mario Almada, Jorge Russek, Patricia Aspillaga, Carmen Montejo, Juan Pelaez y Fernando Almada/ P: Reynosa Films, S.A. México. 1977.

http://youtu.be/huFhLORIP8A

Like this Article? Share it!

About The Author