lunes, febrero 17, 2020
[pro_ad_display_adzone id=64305]
Contrapunto news

VAMPIROS JUVENILES

Gerardo Mares 07/10/2014 Counterpoint, Punto In Comentarios desactivados en VAMPIROS JUVENILES

Es un hecho que a varios críticos de nuestro país no les agradó para nada la reformulación del mito vampírico emprendida en la década de los ochentas. Sin embargo, no podemos obviar la destacada actualización sobre un icono del terror en gran medida olvidado y que bajo un cariz bufonesco, logró traspasar la artesanía del terror clásico para convertirse en un referente a tomar en cuenta en nuestros desmadrados tiempos.

vampiros8

En retrospectiva, la mayor virtud de las tres películas hollywoodenses que conjugaron terror, emoción y humor paródico a partes iguales, fue despojar al vampiro de una iconografía anacrónica; dejar de lado su origen europeo además de la pedante actitud aristocrática para otorgarle una personalidad amoral, que lo emparentaría por fuerza con la torcida mente del yuppie, ese defenestrado icono del cine de los ochentas.

vampiros6

Los ejercicios mencionar no son otras que Noche de Miedo (1985) realizada por el otrora guionista Tom Holland y que aún manifestaba cierto respeto por la tradición vampírica, con una criatura que posee gran parte de las características sobrenaturales del conde transilvano. No obstante, los realizadores no le sacatearon a jugar con la experimentación a través de una agudo sentido del humor harto corrosivo (el personaje timador de Peter Vincent interpretado majestuosamente por Roddie Mcdowell) y que vista con ojos amorosos, resulta ser un homenaje evocativo a los viejos seriales de terror televisivos.

vampiros8

Más cruda es por el contrario, Near Dark (1987) de Kathryn Bigelow, antecedente directo de los chupasangres crepusculares de onda western retomados muchos años después por John Carpenter; criaturas subterráneas del american gothic que llevan el caos y la destrucción por donde se hagan presentes; película extrañamente olvidada en los conteos al respecto.

vampiros3

La gran virtud de Los Muchachos Perdidos (1987) es su afortunada contextualización a un ambiente extraído de la comedia juvenil, degradando este universo estereotipado a través de una plástica preciosista y cuyos fusiles musicales hasta le otorgan mayor lirismo e interés. Entonces, el filme resultante es una mezcla como si fuese un asunto entre unos improbables rebeldes sin causa que se bronquean con pandilleros del estilo Los Guerreros (1979) o Clase 1984 (1982). Claro, estos émulos del romanticismo decimonónico son amorales y violentos, además de vampiros.

vampiros5

Al igual que la caterva de degenerados de Near Dark, los vampiros juveniles de The Lost Boys no sólo matan por necesidades alimenticias. También lo realizan por puro divertimento nocturno. Inteligentes, desmadrosos e indolentes como solo un ser inmortal lo puede ser, el filme sorprende por su misteriosa aura ritualista con el que buscan vampirizar al personaje de Jason Patrick.

vampiros9

Si pecamos de exigentes y medio culeros, las sutilezas del guión (como el hecho que David y sus secuaces se alimenten de pura escoria social a las que las autoridades no prestan la más mínima atención) y las proposiciones plásticas de la película, quizá provengan en su mayoría de la mente del productor, Richard Donner, y no tanto del vestuarista ascendido a realizador de nombre Joel Schumacher, quien firma como su auteur.

vampiros4

Contrario a los vampiros de actualidad de corte romántico, Los Muchachos Perdidos son monstruos hechos y derechos cuya apariencia humana desaparece para dar paso a unas gárgolas sedientas de sangre a la menor provocación. No obstante su violencia inherente, el público femenino les solía manifestar cierta empatía, quizá por su aspecto de metaleros desfachatados.

No sería raro comprender que gracias a esta trilogía vampírica que involucró al universo juvenil como no se había hecho antes, la futura escritora de la saga Crepúsculo supo ver en cada una de ellas la soledad patética de estos entes, cierto espíritu poético (de una ridiculez agobiante, por decir lo menos) y estos productos financiados por el meritito Hollywood sean los mayores culpables en la creación del fenómeno de Stephenie Meyer y sus productos derivativos…

vampiros2

The Lost Boys (Los Muchachos Perdidos)/ D: Joel Schumacher/ G: Jan Fischer y James Jeremias/ F en C: Michael Chapman/ E: Robert Brown/ M: Thomas Newman/ Con: Jason Patrick, Kiefer Sutherland, Dianne Wiest, Corey Haim, Corey Feldman, Jamie Gertz y Edward Herrmann/ P: Warner Bross. EUA. 1987.

Like this Article? Share it!

About The Author